Hola, soy mamá de Santi, 8 años, diagnosticado en septiembre de 2015 leucemia mieloide aguda después de 9 meses en tratamientos con intensas quimioterapias, todas hospitalizado por su intensidad, el día 4 de junio del año 2016 mi niño fue trasplantado, hoy él se encuentra en perfectas condiciones, ya el primero de marzo vuelve a su colegio con sus compañeros a su vida “normal”. Venimos llegando de las vacaciones en la playa, con autorización médica.
Lo que si les puedo decir, es que siempre confié en Dios primeramente yo le entregué a mi hijo con el dolor de una madre al ver a su hijo grave en la UCI lo hice de corazón …con el dolor que eso puede significar pero desde el alma se lo entregué a Dios.
Hay vi cuán grande es él y las maravillas que hace, he seguido el tratamiento post trasplante al pie de la letra, pero nunca lo he tratado como un niño enfermo. En el hospital él hacía tareas como si estuviera en el colegio, así fue como no perdió el año y hoy vuelve a su colegio con sus compañeros gracias a mi buen Dios.
Para todas las mamás que van a trasplante no se asusten siempre con fe y siguiendo todas las indicaciones del equipo médico.
Y recuerden siempre.
Todo lo puedo en cristo que me fortalece.
Un abrazo gigante a cada una de las mamitas.
Porque aprendí que en este mundo nadie sabrá lo que una siente, excepto otra mamita oncológica.

Mariela Bravo mamá de José Santiago Toro, Leucemia Mieloide Aguda.