Octubre 2016, Damián tenía 3 años y 3 meses, asistía al jardín y hacía su vida normal, pero de pronto empezó a enfermar mucho.Después de varias consultas médicas con diagnósticos erróneos, Damián empezó a empeorar. Un cuadro febril y dolor en una pierna, nos llevaron a urgencias un día sábado. Horas después recibí la noticia que ninguna madre quisiera escuchar…”hay sospechas que su hijo tenga LEUCEMIA”…No recuerdo nada más. Mi corazón se detuvo, abracé a mi hijo fuertemente, deseando despertar de esta pesadilla. Tras otro examen, efectivamente… Damián tenía LEUCEMIA LINFOBLASTICA AGUDA TIPO B.

Desde ese día, empezó nuestra lucha, con altos y bajos, con penas y alegrías. Pero siempre fuertes y positivos. Gracias a Dios, nos cruzamos con el mejor staff oncológico, con las mejores enfermeras…con una segunda familia. Aún nos falta mucho camino por recorrer, pero sé que saldremos victoriosos de esto. Damián es un guerrero, y sé que ganará esta batalla…

Yo…como madre… Sólo me queda agradecer la fuerza y garra de mi hijo. Y por supuesto, haber llegado a esta hermosa familia #Oncomamas

Testimonio de Romina Buendía, mamá de Damián Jara.